September 3, 2021

God loves to make God’s children wealthy! Of course I’m not talking about praying for the winning Powerball ticket or even some kind of prosperity gospel. I’m talking about how God’s life-giving word leads us to life riches. Many are the tales of those who have all the trappings of an abundant life without a reputation for integrity, joy or peace. God’s approach begins the other way around. Start off with meticulously attending to God’s word and life riches will follow you no matter your cash position. “A good name is better than great riches, God’s favor is better than silver and gold.” This word from Proverbs is not a dismissal of financial wealth, it’s a market-proof and timeless definition of real wealth! God loves us enough to always point us to what is good and right. How do we get a good name? By following God’s plan for equity, justice, service, simplicity, generosity, forgiveness and conflict resolution–especially when those things cost us big. A good name comes to us when we recognize that an outward and visible sign of the inward and spiritual grace of life with God is truth and fairness in large and small matters.

Proverbs 22


For People with Bishop Rob Wright

The podcast expands on Bishop’s For Faith devotional, drawing inspiration from the life of Jesus to answer 21st-century questions.


Riqueza

¡A Dios le encanta hacer ricos a los hijos de Dios! Por supuesto, no estoy hablando de orar por el boleto ganador de la lotería o por algún tipo de evangelio de la prosperidad. Estoy hablando de cómo la palabra vivificante de Dios nos lleva a las riquezas de la vida. Muchas son las historias de aquellos que tienen todos los adornos de una vida abundante sin una reputación de integridad, alegría o paz. El enfoque de Dios comienza al revés. Comienza prestando atención meticulosa a la palabra de Dios y las riquezas de la vida te seguirán sin importar tu posición de efectivo. “Vale más la buena fama que las muchas riquezas, y más que oro y plata, la buena reputación”. Esta palabra de Proverbios no es un rechazo de la riqueza financiera, ¡es una definición atemporal y prueba de la riqueza real! Dios nos ama lo suficiente como para señalarnos siempre lo que es bueno y correcto. ¿Cómo conseguimos un buen nombre? Siguiendo el plan de Dios de equidad, justicia, servicio, sencillez, generosidad, perdón y resolución de conflictos, especialmente cuando esas cosas nos cuestan mucho. Un buen nombre nos llega cuando reconocemos que una señal externa y visible de la gracia interna y espiritual de la vida con Dios es la verdad y la justicia en los asuntos grandes y pequeños.

Proverbios 22